‘El todopoderoso Shikaku’: Oremos y hagámonos millonarios 1


Pero ¿quién es Shikaku? Está rompiendo Internet. Es el nuevo culto que triunfa en todas partes, ¿y sabes por qué? porque te garantiza aumentar tus ahorros. El dinero es lo más importante para el Señor Shikaku.

 

shikakuEl todopoderoso Shikaku (おしかくさま)

Autor: Naoko Tanigawa

Editorial: Chidori Books

Traducción: Héctor Tortajada Bernal

Formatos: Electrónico

Año: 2012 (JP), 2015 (ES)

 

Alice Fujikino tiene setenta y tres años; Kyoko Honda también rondará los setenta y cinco, uno arriba, uno abajo; y Susie Okumura y Yuria Baba parecen sexagenarias. Oírles decir que creen en un dios de Internet hace que una se maraville de cómo está avanzando este mundo. Resultaba curioso ver lo distinto que era al de la ciencia ficción que leía hace años. ¿Cómo decirlo? Internet y los ordenadores irrumpieron en nuestra vida cotidiana de una forma nada inteligente hasta para las señoras mayores de por ahí, que, por mucho que vayan arregladas y tengan carácter, no dejan de ser abuelas que disfrutan con la infromación trivial como si tal cosa.

Desde una perspectiva profundamente tecno-antropológica, Tanigawa cuenta la historia de una familia japonesa y su encuentro con un misterioso culto que surge en Japón. Es el culto a Shikaku, el “dios del dinero”, una deidad que se ha hecho viral en Internet. El padre de la familia, profesor de vocación, se ve envuelto accidentalmente dentro de un grupo de feligresas ancianas que tratan de hacer crecer sus ahorros rindiendo culto a Shikaku, rezando en los cajeros automáticos y hablando con él mediante una especie de ouija. Pronto, las dos hijas y la madre también estarán envueltas en el meollo; dando origen a una narración que va alternando entre todos ellos de manera ágil y muy amena.

SHIKAKU3

O-Shikaku-Sama

La trama toca temas profundos como las creencias, el individualismo o la depresión, pero lo hace de manera especialmente entretenida, con un humor distendido y prácticamente constante. Minami es el personaje más relevante de la historia: jugadora empedernida del pachinko, investiga junto a su hermana el por qué del éxito de Shikaku. ¿Es una religión falsa? ¿Existen acaso las religiones “verdaderas”?

La capacidad de Tanigawa para describir en ‘El todopoderoso Shikaku’ los claroscuros de la sociedad japonesa es evidente. Desde el tratamiento que da a los personajes, hasta el universo que les rodea, están plagados de detalles y referencias que el lector occidental reconocerá sin problemas, en gran medida gracias a las notas a pie de página y a la traducción, que resulta muy orgánica.

Pero probablemente lo más valioso de la novela reside en que, aún teniendo un trasfondo psicológico y filosófico constante, puede leerse con mucha facilidad. Posiblemente sea eso lo que otorgó a ‘El todopoderoso Shikaku’ el premio Bungei, un galardón con más de medio siglo de trayectoria.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “‘El todopoderoso Shikaku’: Oremos y hagámonos millonarios