El subconsciente de Soseki en ‘Diez noches de sueños’


soseki-sueños

Soseki es un escritor polifacético. Sabe crear historias de dispar naturaleza y estilo: se mueve por el costumbrismo, por el romanticismo y también por la poesía. Pero pocos conocen su cara oculta, aquella a la que no llega su raciocinio. ‘Diez noches de sueños’ es casi una válvula de escape para la oscuridad que encierra el autor en forma de recopilación de relatos.

DiezNochesDeSueñosDiez noches de sueños (Yume Jūya)

Autor: Natsume Soseki

Editorial: Chidori Books

Introducción y traducción: Judith Zamora Lablanca

Formato: Digital

Año: 1908 (JP), 2015 (ES)


 

Las pretensiones de esta colección de obras no son comparables a las que podrían tener sus grandes novelas ‘Kokoro’, ‘Soy un gato’ o ‘Botchan’. Comparte con ellas muchas cosas: un estilo sofisticado, un ojo crítico para lo que le rodea. Dicho de otra manera: la huella de Soseki es inconfundible. Pero en este caso, el autor parece querer ahondar en su propio ser, en una individualidad atormentada que, lejos de expresarse por medio de otros personajes o historias, relata su propia vida.

Así, ‘Diez noches de sueños’ contiene fragmentos de la lamentable vida londinense de Soseki, aunque también de experiencias con sus más cercanos y por supuesto, como el título indica, narraciones de sus sueños. Leer ‘Diez noches de sueños’ es como bucear en el subconsciente del célebre autor japonés, dejando mucho a la interpretación y poco a la racionalidad, siempre con un cierto tono de angustia que lo envuelve todo.

Por si en algún momento lo parecía, no es una colección deliberadamente autobiográfica. Está compuesta por tres partes bien diferenciada, que forman una recopilación que toma el nombre de la primera de ellas, ‘Diez noches de sueños’.

Ten-Nights-of-Dreams-ff58137a

Cartel de la adaptación fílmica “Diez noches de sueños”

‘Diez noches de sueños’ incluye dicho número de relatos oníricos que en muchas ocasiones rozan el surrealismo, tantean miedos y arrepentimientos del autor. Son desgarradores relatos que no cuesta suponer que provienen de la pluma del autor justo después de despertar de un sueño duro y tormentoso. Fueron adaptados al cine en 2007 en la película del mismo nombre, en un impresionante despliegue audiovisual en el que se involucraron nada menos que once directores japoneses.

El relato ‘El gorrión de Java’ parece ser una transcripción bastante fiel de una conmovedora experiencia de Soseki con una exótica mascota voladora. Es el fragmento con más tintes costumbristas de la obra: vemos el día a día del protagonista y su plumífero compañero.

Por último ‘Misceláneas primaverales’, un conjunto de muchos relatos de todo tipo, extensión y significado, que contribuyen a iluminar la caótica mente del artista. Aquí se incluyen múltiples vivencias y reflexiones de Soseki en Inglaterra, una de sus épocas más desdichadas y tristes.

La lectura consigue impregnar en el lector sensaciones indescriptibles. La desazón, el caos, la soledad… todo ello a través de una narración en primera persona, habitual en el autor, que a pesar de moverse por un terreno muchas veces inverosímil sabe dibujar su propia psique con las palabras. En algunos fragmentos recuerda a sus mejores momentos de ‘Soy un gato’.

Editado por Chidori Books en una cuidada y muy agradecida versión digital, ‘Diez noches de sueños’ es una pequeña joya que nos permite acercarnos como nunca a una de las mentes más privilegiadas de la literatura japonesa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *