Armas samurai: Wakizashi


wakizashi

La wakizashi (脇差) es esencial en el equipamiento básico del guerrero samurai. Habitualmente clasificada como shōtō (“espada corta”), forma parte de la pareja de espadas que se completa con la espada larga (conocida habitualmente como katanadaitō). La hoja de la wakizashi mide entre 30 y 60 centímetros, y es el único arma de la que nunca se separaba el samurai.

Ver artículo: Armamento samurai

En la era Edo esta pareja de espadas (daishō) se consideraba el símbolo de la clase samurai, un objeto que aportaba prestigio. Ambas espadas se transportaban introducidas entre el hakama y el obi (pantalón y faja de calle tradicionales) en el lado izquierdo; de hecho, los kanji de wakizashi (脇差) significan “insertar en el lateral (del cuerpo)”.

daisho

Pareja de espadas o daishō

Esta indumentaria empezó a utilizarse en el periodo Muromachi (XIV-XVI), cuando reemplazó a la tachi, de mayor tamaño. Este cambio de costumbres obedece, entre otros motivos, a la restricción impuesta, por el gobierno del shogunato, de llevar espadas de cierto tamaño en los lugares reservados a la aristocracia, como por ejemplo en una audencia entre daimyō. En encuentros de este estilo, la espada larga debía de dejarse en la entrada, mientras que la espada corta se permitía llevar siempre.

samurai-daisho

Samurai llevando daishō

La wakizashi había sido utilizada de manera muy intensiva en las grandes batallas de las épocas previas, pero en la paz que trajo la era Edo dejó de ser tanto un ítem de batalla, para convertirse en un arma para la defensa propia. Esto significa que la espada corta, en sí misma, también era utilizada por ciudadanos que no perteneciesen a la clase samurai, para defenderse en duelos callejeros o en disputas entre bandas. De ahí que también se denominara dōchuzashi, es decir, “arma para el viaje” o “arma para la calle”.

Wakizashi moderna

Los estudiosos de las artes marciales afirman que la wakizashi tuvo éxito como arma efectiva en el cuerpo a cuerpo debido, principalmente, a que su tamaño es óptimo para combatir en espacios cerrados, al mismo tiempo que tiene suficiente longitud para infligir un corte severo. Dada su posición y su peso, es rápida de desenvainar y fácil de empuñar, lo que muchas veces supone una gran ventaja para lanzar la primera estocada. Como era el arma más común, exigía conocer técnicas adecuadas de defensa contra ella. Varias escuelas consolidaron un estilo de combate en el cual se educaba a los guerreros a impedir desenvainar al adversario o a inutilizar su brazo.

ukiyo-wakizashi

Grabado de Utagawa Kunisada

 

Referencias:

Seventh_samurai. Dibujo de wakizashi.

Nagayama, Kōkan. The Connoisseur’s Book of Japanese Swords.

Serge Mol. Classical Weaponry of Japan.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *