¡Jet Set Radio! 17 años después

¡Las bandas grafiteras de Tokyo-To se están disputando el territorio! Enormes pintadas aparecen en las pantallas de publicidad, en los tejados de las casas e incluso en las fachadas de los rascacielos. ¡La policía ha tomado medidas para evitarlo! Un ejército de helicópteros, lanzallamas y francotiradores aparece en el horizonte. ¿Sólo para detener a unos grafiteros? ¡Bienvenido a Jet Set Radio!

La traca final de Sega

Cuando llegó el nuevo milenio, llegó la Dreamcast. Nunca una consola de Sega había sido tan espectacular en todos los aspectos. Aunque su lugar de honor fue breve, hoy podemos valorar con la distancia lo que supuso para los jugadores. Pudimos disfrutar de muchos juegos arriesgados, y hoy en día, algunos de ellos aún tienen un estado de salud envidiable. Si tuviéramos que escoger un videojuego que representara a la mejor Sega de aquella época, y que recoja todas las virtudes de la mítica Dreamcast, ése sería sin duda Jet Set Radio.

“Grindando” en el primer nivel del juego

Llamado Jet Grind Radio en la edición japonesa, podría pasar por un juego más de patines y estética llamativa, pero en realidad Jet Set Radio es producto de una alineación de astros creativos que consiguieron fraguar un punto álgido en la historia de Sega. Hoy en día podemos disfrutar de este título en PC gracias a la conversión que se lanzó hace años, y que incluso llegó a estar gratuito en la plataforma Steam. Lo grandioso de Jet Set Radio es, como decíamos, que mantiene un estatus muy digno a pesar de tener más de tres lustros de vida.

¡Jet Set Radio sonando en Tokyo-To!

DJ Proffesor K es nuestro mesías en Jet Set Radio

A menudo suelen valorar a un videojuego en la prensa especializada como la suma de las partes. “Jugabilidad” más “gráficos” más “banda sonora”… si todas las partes son excelentes, entonces tenemos una obra maestra; al menos eso es lo que se tiende a pensar. La realidad es que esta fórmula hace tiempo que dejó de servir, puesto que los videojuegos han evolucionado hasta un punto de complejidad en el que la experiencia final está por encima de la calidad absoluta de los ingredientes que la formen. ¿Qué tiene que ver esto con Jet Set Radio? En los primeros compases del juego ya nos damos cuenta de la impresionante personalidad que tiene Jet Set Radio, y es algo que no puede medirse en los términos convencionales; si bien no es un juego que pasara desapercibido en su época, tampoco obtuvo el nivel de atención que merece.

Gracias al documental incluido en la versión de PC del juego podemos conocer cómo se llevó a cabo el diseño y desarrollo. Descubrimos así cuál fue el punto de partida, de las palabras del director de arte Ryuta Ueda, quien habla con el orgullo de alguien que siente realizada sus aspiraciones. Jet Set Radio nació de las ansias por llevar a los videojuegos toda la ambientación suburbana del Japón de los 80. Graffitis, música electrónica, tecnología… hablamos de un Japón que estaba en el punto más alto que su economía ha conocido jamás, el “milagro japonés” del que aún hoy se habla. Mientras el país nipón conocía la prosperidad, la cultura callejera estaba en plena efervescencia. Las influencias norteamericanas del hip hop, el skate y la rebeldía se mezclaron con otros elementos típicos japoneses como la yakuza, el futurismo propio de los grandes barrios tokiotas y por supuesto, el imaginario anime.

Incluso podemos confeccionar nuestro propio graffiti

Lo grandioso de Jet Set Radio es que sabe cocinar todo esto para sacar algo propio, único. Todo empieza entrando por los ojos gracias a la técnica gráfica cell-shading. Pocos videojuegos han utilizado este tipo de aspecto visual tan bien como él, que nos presenta un mundo callejero claramente inspirado en Japón lleno de color y movimiento. ¿Lo que parece magia? Que apenas ha envejecido. El mundo de Jet Set Radio, a diferencia de la mayoría de juegos de aquella época. En palabras de Ueda, hubo muchísimo trabajo de diseño detrás de los personajes, patinadores de distintas bandas callejeras, siendo la banda de los GG de quienes tomamos el control. Consiguieron lo que pretendían, porque no hay un solo personaje que no deslumbre con su indumentaria, sus bailes -ojo a las animaciones- o sus grafittis personalizados.

La receta de lo atemporal

En mi opinión, hay un aspecto fundamental en un juego para que realmente quede grabado como un tatuaje en tu memoria, y es la banda sonora. El trabajo de este apartado fue una obra de Hideki Naganuma, un compositor que ha sido injustamente ensombrecido con los años, pero que firma aquí un repertorio de canciones -que forman parte de la emisora “Jet Set Radio”- sin las que el juego no sería lo que es. La libertad que tuvo la explica con total honestidad, diciendo “jugaba con los samples vocales para formar canciones sorprendentes, y metía tantos efectos a las voces que a veces ni se entiende lo que dicen. Recuerdo reírme yo solo en mi estudio por las noches cuando componía”.

El carácter macarra y techno que Naganuma ha imprimido sobre Jet Set Radio con esas canciones frenéticas, bailables, que suenan futuristas… logra que pintar grafittis a toda velocidad mientras te persiguen los policías con ametralladoras, con la brutal canción “Super Brothers” de fondo es una experiencia difícil de olvidar, sí.

Para encontrar el equilibrio en el control de Jet Set Radio se tuvieron que sacrificar muchas cosas. Las mecánicas son sencillas, a priori, y se alejan claramente de juegos más profesionales como Tony Hawk’s Pro Skater, en los que la coordinación de los botones es esencial. Aquí no hace falta ser un as de los trucos en el aire, pero hay que saber manejar los patines con agilidad y reflejos. Sorprende que un juego con solo dos botones (salto y sprint) pueda exprimir tan bien el patinaje, que resulte divertido, sencillo de entender pero difícil de manejar. En la época parecía una tendencia complicar los controles, añadir más botones, más combinaciones de comandos… pero en la sencillez está el éxito, y aquí tenemos la prueba. Salvando las distancias, podemos encontrar la misma idea de jugabilidad en grandes éxitos actuales como Assassin’s Creed o Mirror’s Edge.

La pantalla de selección de personaje es así

Jet Set Radio fue un adelantado a su tiempo, y rejugarlo hoy en día es definitivamente una experiencia que vale la pena. Más tarde recibiría una secuela en Xbox, Jet Set Radio Future, que no tiene nada que envidiar al original, pero por su lanzamiento en la consola menos vendida en Japón de la historia, pues… como es obvio, su repercusión fue menor, siendo aún un juego muy competente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: