Por qué deberías tener ramen instantáneo en tu despensa


ramenheader

¿Cuántas veces hemos visto en un anime al protagonista comer fideos instantáneos? La comida más popular en Japón ha salido de sus fronteras para conquistar el resto del mundo, y ahora la podemos encontrar en todos los supermercados. Pero ¿realmente vale la pena como alimento? Desentrañaremos todos los secretos del ramen precocinado.

Llamados ramen, fideos chinos, noodles… en Japón son un alimento básico en la despensa, que no sustituyen a un buen bol preparado en un restaurante -donde por cierto son también bastante baratos, una ración importante puede costar entre tres y ocho euros- pero suponen un salvavidas sabroso al que acudir en momentos en los que el tiempo escasea.

Es barato, fácil y rápido de cocinar

ramen6

Su precio oscila entre los 50 céntimos y los 2 euros por ración individual. Con un paquete uno se queda relativamnete saciado, pues los fideos son cuantiosos y el sabor es contundente. En general, el precio depende principalmente de lo sofisticado que sea el añadido, en el que solemos encontrar especias, salsas o verdura deshidratada.

Cocinarlos es muy fácil, así que no te preocupes si le tienes fobia a los fogones. Sólo necesitas hervir agua, verter los fideos y el condimento, y esperar un minuto de cocción. Después se mezcla todo, y ya está listo para comer. Es perfecto para aquellos momentos en los que no hay nada caliente que llevarse a la boca en la nevera; también es ideal para prepararlos cuando tenemos uno de esos días en los que la pereza manda y no apetece ponerse el mandil de cocina.

Hay mil y un sabores

ramen1

El pasillo de ramen instantáneo

Si alguna vez has entrado a un supermercado oriental seguro que has visto la sección de fideos instantáneos. Hay varias marcas y una enorme multitud de variedades. Algunos son picantes, otros son suaves: para identificarlos normalmente tienes que atender al color del envase. Si no te gusta que pique, mejor no cojas los que son de color rojo o tienen símbolos de fuego; ten cuidado también con las alergias, pues muchos tienen extractos de marisco o gluten. Teniendo eso en cuenta, puedes encontrar fideos de pollo, soja, gambas, tofu, tenera…

¿Que no sabes por dónde empezar? No te preocupes, que estamos en la era de Internet. En The Ramen Rater encontrarás un listado con valoraciones de absolutamente todos los ramen instantáneos existentes, incluso algunos que no salen de Japón. En España, los que se venden en las grandes cadenas de supermercados realmente están fabricados por las productoras asiáticas, pese a que se venden bajo los nombres de empresas europeas como Gallo o Gallina Blanca. En general, son más caros que sus homólogos de importación y traen menos cantidad, así que si quierer ahorrar unos euros, mejor acude a una tienda de alimentación asiática.

Se le puede añadir cualquier ingrediente

ramen7

Comida de supervivencia, amigo

El ramen, al igual que los macarrones, el arroz o el pan, pega con prácticamente todo. Tienes dos opciones: cocer los fideos con los ingredientes, o bien preparar un sofrito al que añadírselos. Ya sé lo que estás pensando, y tienes razón: todas las sobras de comida que tengas en la nevera pueden terminar en tu bol de ramen. A lo mejor descubres una nueva receta jamás creada, ¡así que sin miedo!

Teniendo en cuenta lo anterior, tienes que pensar si quieres hacer los fideos con caldo -el cual puedes comprar o hacer el sucedáneo con una pastilla tipo avecrem- o fritos en una sartén con aceite. Si quieres aprovechar para hacer un plato más oriental, no olvides hacerte con salsa de soja: un chorrito siempre queda de fábula. Ante todo, no los pongas más de 3 minutos a cocer, o quedarán muy apelmazados.

Usa los palillos

ramen5

A Usagi también le gustan

Algunos pensarán que es postureo, pero nada más lejos. Comer los fideos con los palillos, además de ser difícil de aprender -y muy satisfactorio cuando has aprendido- es bastante práctico. Los fideos se comen muy calientes, así que poder cogerlos entre los palillos y levantarlos extendidos para que se enfríen encima del plato es muy importante. Después, para comerlos, los japoneses suelen “sorber” los fideos, de esta manera los enfrían antes de llegar a la boca y además así se saborean un poquito más.

No hay una forma “universal” de coger los palillos, así que simplemente tienes que encontrar la tuya. Te recomiendo que dejes el palillo inferior “fijo” entre el pulgar y el lateral de la mano, y después cojas el  superior para poder moverlo.

ramen4

Una recomendación personal, Soba Teriyaki de Nissin

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *