‘El hombre sin nombre’: Vine, desenvainé, vencí

el-hombre-sin-nombre-imagen

La figura del ronin, el “hombre sin nombre”, es un personaje admirado y de intachable presencia en el imaginario japonés. La colección de tres novelas cortas ‘El hombre sin nombre’ homenajea este símbolo de la cultura popular, con fuerte inspiración en su vertiente cinematográfica.

Ficha de la obra

el-hombre-sin-nombreEl hombre sin nombre

Autores: Víctor Blanco, Alexander Páez, Carlos Bassas del Rey

Editorial: Ronin Literario

Formato: Papel, Digital

Año: 2016 (ES)


Reseña

yojimbo1
Yojimbo, de Kurosawa

El concepto de ‘El hombre sin nombre’ es el de reunir a tres autores con estilo propio pero una influencia común: el homenaje al cine chambara, con declaradas referencias a los filmes de Akira Kurosawa y Toshiro Mifune. Estos dos titanes de la filmografía japonesa sirven como inspiración a las tres historias presentes en el libro, novelas cortas conectadas entre sí por el personaje principal.

Se ha cometido un asesinato en el bosque al margen del camino imperial. La víctima, un mercader cuyas mercancías desaparecidas probablemente levanten a un señor importante de la mesa, fue interceptado por tres hombres. Así comienza la primera de las historias, ‘Solo los culpables corren’ de Víctor Blanco, que relata el extraño suceso y sus consecuencias: la búsqueda del culpable en los dominios de la familia Tsubaki, justo en el momento en el que aparecen un grupo de sospechosos liderados por el apodado “Halcón que vuela bajo”. El argumento va desentrañando un interesante conflicto entre familias en el que el protagonista, un ronin que vive en una caseta apartada en el bosque, será decisivo en la resolución. A pesar de que la cantidad de personajes resulta un poco excesiva, la sucesión de acontecimientos resulta atractiva y el desenlace tira de épica.

ainu
Instantánea de un grupo ainu

La siguiente novela, ‘Venganza en otoño’ firmada por Alexander Páez, cambia de tercio integrando al ronin en un grupo que va tras el cabeza de la familia Matsumae en clave de venganza. Los personajes protagonistas se enfrentan a un viaje con tintes de historia de aventuras, de marcado tono violento,  y con tintes sobrenaturales. Muchos ingredientes se agolpan en un argumento con altibajos, pero que deja algunas escenas memorables. Es especialmente interesante la inclusión de los ainu, tribu japonesa indígena de Hokkaido, de cuya etnia procede uno de los protagonistas.

La última historia de la colección viene de la mano de Carlos Bassas bajo el título ‘La puerta Sakurada’. En esta ocasión la narración se traslada a la primera persona, transmitiendo los acontecimientos desde el punto de vista del ronin, así como sus pensamientos. Su objetivo es cumplir un contrato de asesinato del señor Naosuke, señor de influencia que apoya las polémicas políticas aperturistas que fomentan la entrada de los extranjeros en Japón. Para ello, el frío y calculador protagonista trama un plan de emboscada con absolutamente todo en su contra. El desarrollo del argumento es absolutamente magnético y con una narrativa sólida y cautivadora.

Las tres novelas cortas tienen un ingrediente de personalidad intachable, pese a que la experiencia de Bassas es evidente gestando el relato más eficaz de la colección. Los relatos restantes muestran chispas de genialidad en dos autores que esperemos que sigan exprimiendo su potencial.


Conclusiones

‘El hombre sin nombre’ es un soplo de aire fresco que persigue una idea original orquestada por Ronin Literario. Las tres novelas cortas consiguen rendir homenaje a un elemento en común de manera personal, destacando ‘La puerta Sakurada’ por encima de ellas. Con algunos capítulos excelentes, la colección se alza como una expresión sin precedentes del género chambara.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: