Y en Japón, ¿hay bipartidismo?


The Japan House of Representatives Diet building

Es complicado comparar la situación política japonesa y cualquier otra, dadas las evidentes diferencias culturales, económicas e históricas. Japón es un país con un sistema de partidos y elecciones muy similar al occidental pero que no tiene la misma tradición política de partidos que hay en Europa o América, especialmente por el bipartidismo.

democraticojaponLas últimas elecciones en Japón son difíciles de entender sin echar la vista unos pocos años atrás. Y es que entre 2006 y 2012, el cargo de primer ministro ha cambiado de manos seis veces, tres de ellas sin pasar por las urnas. Desentrañar completamente la política japonesa sería una tarea larga y complicada, pero sí que hay ciertos puntos clave que permiten entender la sensación de falta de poder que sufrieron los políticos japoneses, tanto del partido conservador (PLD, Partido Liberal Democrático) como el partido centroizquierda (PDJ, Partido Democrático de Japón).

Para empezar, seguro que te preguntas cuál es la representación de las “izquierdas” en Japón. Pues bien, este rol suele asociarse al Partido Comunista Japonés, aunque también hay otros partidos pero todos ellos (incluido el comunista) tienen muy poca representación. Por ello, las izquierdas suelen asociarse más al PDJ de centroizquierda.

Respecto a las derechas, aquí el espectro también es amplio, y con el PLD a la cabeza -partido gobernante en la actualidad- hay otros partidos también conservadores como el Partido de la Innovación y el Nuevo Kōmeitō, dos partidos que en muchos casos se sitúan en posiciones más extremas del espectro, y que en las últimas elecciones (2014) tuvieron el mayor éxito de su historia.

shinzoabeAhora bien, situadas estas dos “vertientes”, el problema central japonés que ambas fueron incapaces de solucionar no fue otro que la recesión económica. Este problema se resume en que la economía de Japón llevaba 15 años sufriendo una contracción, lo que tuvo varias consecuencias: el valor del yen cae respecto al dólar, el consumo desciende cada año y la deuda japonesa llega hasta el 240% del PIB (en España ronda el 100%). En definitiva, Japón se estaba tranformando, lentamente, en un país más débil económicamente.

Así fue como llegó al poder el PLD, el actual primer ministro Shinzo Abe, en 2012, como un intento de recuperar el poder perdido en la política japonesa y restaurar la economía. Y aunque la legislatura (que en Japón también duran un máximo de 4 años) estaba yendo bastante bien para Abe, con unos índices altos de popularidad, decidió volver a convocar elecciones de manera anticipada en 2014.

¿Por qué convocar elecciones, a priori, innecesarias? Porque Abe presentó su programa económico, el famoso Abenomics.  ¿Qué pasó en las últimas elecciones?

Abe Shinzō.jpg
Shinzō Abe – Partido Liberal Democrático
Votos 17,658,916  
Escaños obtenidos 291 Red Arrow Down.svg 1%
33.11%
Banri Kaieda cropped 2 Banri Kaieda 20110620 3.jpg
Banri Kaieda – Partido Democrático
Votos 11,916,838  
Escaños obtenidos 73 Green Arrow Up.svg 28.1%
18.33%
Kenji Eda Sakado 20141203.JPG
Kenji Eda – Partido de la Innovación
Votos 8,382,699  
Escaños obtenidos 41 Red Arrow Down.svg 24.1%
15.72%
Natsuo Yamaguchi-1.jpg
Natsuo Yamaguchi – Nuevo Kōmeitō
Votos 7,314,236  
Escaños obtenidos 35 Green Arrow Up.svg 12.9%
13.71%
Kazuo Shii cropped.jpg
Kazuo Shii – Partido Comunista
Votos 6,062,962  
Escaños obtenidos 21 Green Arrow Up.svg 162.5%
11.37%

En las últimas elecciones Abe mantuvo su poder de manera indiscutible, arrasando con la mayoría absoluta (de un total de 475 escaños), pero al mismo tiempo se repartieron el resto de los votos a otros partidos, conformando una oposición muy abierta. Llama especialmente la atención, sin embargo, el reparto de votos por prefectura:

Esto significa que, pese a la rotunda victoria de Abe, el panorama político está lejos de ser bipartidista en Japón. Pero lo que está claro es que es un país con un gobierno mucho más afianzado del que podemos tener en España, que no duda en acudir a las urnas ante una decisión de calado como es la implantación de un nuevo programa económico que de momento parece que está funcionando bien.

Por supuesto que a Shinzo Abe le han salido muchos críticos, especialmente tras la reforma militar y las medidas de censura entre otras cosas, pero hoy en día continúa teniendo un apoyo bastante importante como primer ministro, y tiene relaciones cada vez más estrechas con EEUU.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *