El placer de comer solo en un restaurante. ‘El gourmet samurái’


El letrero de la entrada iluminado por el farolillo rojo te invita a entrar. Tras la puerta, el aroma del ramen y el pescado crudo inunda tus sentidos. Pides sitio al lado de la ventana, y en el camino hacia tu mesa, observas a otros clientes compartiendo un momento alrededor de la comida. Te sientas y pides lo que te pide el cuerpo en ese momento. Te preparas para disfrutar de la comida. Empieza el ritual del gourmet.

‘El gourmet samurái’ (Samurai Gourmet) es una serie producida por Netflix pero de mano totalmente japonesa. Su director y principal responsable es nada menos que Masayuki Kusumi, reconocido guionista e ilustrador de manga entre cuyas obras se encuentra ‘El gourmet solitario’ (Kodoku no Gurume) o ‘El gourmet samurái’ (Nobushi no Gourmet), inspiración principal de la serie. Ambos manga son obras atípicas donde las hayan pues hacen gala de una sensibilidad excepcional sobre un acto muy primitivo: comer.

 

Comer es una necesidad vital para el ser vivo. Para un humano, también es una experiencia sensorial e incluso un momento social. ‘El gourmet samurái’ refleja esta realidad en las expediciones culinarias del protagonista, Takeshi Kasumi. Todo empieza el primer día de jubilación de Kasumi, anteriormente un salaryman que ahora tiene que adaptarse a abandonar su rutinaria vida y encontrar un nuevo modo de vida. Y vaya si lo encuentra: a partir de entonces se dedica a su mayor afición, que es satisfacer sus caprichos gastronómicos.

Cada capítulo describe una situación en la que el protagonista, de un modo u otro, se dedica a comer -y no sólo a comer, sino a disfrutar de la comida- cuando todo lo que ocurre a su alrededor influye inequívocamente en su experiencia ante la mesa. No dudes de que esta serie despertará el apetito más visceral que tienes, no sólo por los apetitosos manjares que aparecen… o no tan apetitosos, porque hasta un sencillo plato de espagueti parece sacado del mismísimo edén culinario. No sólo es la comida la protagonista, lo es también el contexto.

Dicho de otra manera, ‘El gourmet samurái’ no es sólo una serie de comida -de la cual se habla, y mucho- sino también de las fortunas y desdichas de esta vida. A veces, refugiarse en un buen restaurante para disfrutar de la comida es la única manera de olvidar un mal día. Pero también puede ocurrir que, precisamente, acudir al sitio equivocado sea un auténtico agobio. Aun así, en algo estamos de acuerdo, y es que alrededor de un buen menú, con una cerveza en la mano, es como mejor podemos compartir un momento con otros, sean familiares o auténticos desconocidos. Estas situaciones, universales a todas las culturas, quedan deliciosamente retratadas en la serie con un divertido sabor japonés.

En determinados capítulos, la serie va más allá y toma un tono de trasfondo social. “¿Por qué a los japoneses les gustan tanto las colas?” murmura el protagonista, cabizbajo, cuando descubre que su restaurante favorito de ramen está hasta arriba. En uno de los episodios más brillantes de la serie, abuelo y nieta comparten una comida en un restaurante coreano. Ante la actitud desinteresada de la joven por las delicias de carne que tenían frente a ellos, el abuelo no puede impedir sentirse angustiado. “¿Es que los jóvenes no saben disfrutar ya de la vida?” piensa, mientras su acompañante mira el móvil constantemente.

Aunque, eso sí, en general reina el humor. Cada vez que Kasumi está dedicado a su tarea, sentado en la mesa o la barra del bar, un samurái aparece en su imaginación: de repente, se transporta a la época Edo. En primera persona, el inocente anciano presencia una escena típica de las películas de samuráis, y se da cuenta de que… las cosas no han cambiado tanto.

Que se adapte un manga a una serie de imagen real con resultados tan satisfactorios, y que encima llegue a occidente a una plataforma como Netflix, es sin duda un caso digno de estudio. Sólo podemos esperar que este sea el principio de más series de este calibre, y que más joyas de origen japonés lleguen a nuestras pantallas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *