‘Miss Hokusai’: la madurez del artista

hokusai3

 

De los pintores japoneses de la era samurai, probablemente Hokusai es el más conocido en occidente. ‘Miss Hokusai’ cuenta la historia de la familia del pintor, con un tono costumbrista en el que la protagonista es la hija mayor de Hokusai, Oei. Fue galardonada en el festival de Sitges como mejor película de animación.

 

hokusai2

 

Desde el primer minuto, el filme nos traslada al Japón de finales de la era Edo, justo antes de la Restauración Meiji, cuando el régimen samurai daba sus últimos coletazos. En esta sociedad japonesa imperturbable desde hace siglos se encuentra Hokusai, un artista consagrado que existió en la realidad, que sobrevive a duras penas gracias a los pedidos de pinturas y retratos que le solicitan los miembros más acaudalados de Edo. Hokusai es un hombre serio, caótico y sobrio. Es consciente de su habilidad con el pincel; no en vano consagra su vida a la pintura, aunque para eso tenga que alejarse de sus familiares.

 

hokusai1

 

Pero su hija, la señorita Oei es la excepción. Discípula y ayudante de su padre, “Miss Hokusai” es una mujer en pleno proceso de maduración, tanto personal como artísticamente. Ha heredado de su padre el carácter concienzudo y el aire de indeferencia que, de algún modo, es lo que le hace distanciarse del resto de personas que le rodean. Padre e hija viven por y para su arte, aunque ella tiene los valores femeninos que ha contemplado de su madre, una mujer sencilla y cariñosa.

 

hokusai4

 

‘Miss Hokusai’ es una película de bajas revoluciones, con un argumento poco definido. Hay pocos momentos emocionantes, poco lugar para la tensión; la intención va más dirigida al sosiego, a la calma. Es por eso que el guión -que también tiene giros importantes- avanza sin saber hacia dónde va, buscando la sorpresa liviana, aquella que se encuentra en los pequeños detalles, que hacen madurar a sus personajes.

 

hokusai5

 

El filme toca diversos ámbitos de la sociedad japonesa de la época, el siglo XIX. Trata la sexualidad reprimida, el machismo imperante, el poco reconocimiento del artista y el concepto de familia, cada vez más en decadencia. La fidelidad histórica de ‘Miss Hokusai’ no es muy exigente, pero es bastante creíble por su honestidad. Oei es una mujer de época, aunque eso no significa que sea un estereotipo.

 

hokusai6

 

En última instancia, el mayor logro de la película es meternos dentro de la época que está retratando, con un estilo de dibujo sencillo que, en cierto modo, recuerda al propio estilo de las pinturas de Hokusai -y hay más de un guiño hacia ellas. Seguro que ‘Miss Hokusai’ no marca un hito en el cine de animación japonés, pero no es ése su objetivo, sino el de dar una versión honesta y sincera de un personaje histórico intersante y poco habitual: la hija de un gran protagonista del grabado japonés.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: