Haikus de lluvia ocre

 

Sabemos que llega el otoño cuando nuestro ánimo se torna sombrío, los días se acortan y las cigarras recuperan el silencio. Como de costumbre, nosotros os traemos otra pequeña colección de haiku en el cambio de estación.

Se ha caído

el pincel seco

del poeta.

 

 

Sólo veo

el infinito

desde mi futón.

Abandono el tatami

tras una o mil noches:

adiós a mi hogar.

¿Qué sabe el otoño

de la primavera?

Nostalgia.

La lágrima

del otoño

cayó en mi taza.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: