‘Cuentos de lluvia y luna’, un clásico de espíritus

El mundo de los espíritus es una rica inspiración en el imaginario japonés. La sociedad, tan proclive a la superstición, encuentra en lo sobrenatural no solo un manera de identificar sus miedos, sino también un sentido a su propia existencia.

Cuentos de lluvia y luna (雨月物語, Ugetsu monogatari)
Autor: Ueda Akinari
Editorial: Trotta
Año: 1776 (JP), 2010 (ES)

‘Ugestu Monogatari’ es una de las películas más célebres de origen japonés, del año 1953. Tras ella hay un sinfín de menciones, reconocimientos y listas “top”, especialmente por su habilidad para plasmar con fidelidad y gran belleza la atmósfera de lo japonés y su espiritismo. Hoy en día es una película que se resiste a envejecer, y gran parte de su mérito reside en la brillante dirección que presenta, pero también en su refinada trama argumental.

La película está basada en la obra del mismo nombre de Ueda Akinari, que tuvo la misma o más trascendencia por aquel entonces, bien entrado el periodo Edo. Los seres sobrenaturales, parte inseparable del folclore japonés, inspiraban relatos e historias a menudo de bajo calado intelectual. ‘Cuentos de lluvia y luna’ significó, sin duda, un punto de inflexión en la literatura debido a su temática, que alcanzaría a los círculos más refinados cuyas bibliotecas nunca habían visto una obra fantástica tan cautivadora.

‘Ugetsu Monogatari’, la película

‘Cuentos de lluvia y luna’ es un compendio de 8 relatos con un elemento común entre sí: los espíritus. Asistimos al Japón del siglo XVIII en el que la paz ha permitido que el arte florezca y que el nivel de vida haya mejorado, pero pagando el precio de consolidar una sociedad con unas costumbres férreas cuya evolución es casi inexistente. Los espíritus y fantasmas sirven para representar todas aquellas conductas codificadas en esta sociedad como indeseables o modélicas: una vía para apelar a las creencias más profundas del lector.

Akinari emplea en varias ocasiones a personajes históricos para desplegar sus historias. Encontramos así al Emperador retirado Sutoku en ‘Shiramine’, explicando cómo llevó a cabo su venganza desde el otro mundo convertido en un demonio, para devolver a aquellos que le hicieron pagar con el retiro y el aislamiento su fracaso tras la insurrección Hogen. Del mismo modo acudimos en ‘Bupposo’ al encuentro de Toyotomi Hidetsugu con su ejército, todos fantasmas.

La situación más característica de Akinari se encuentra en los relatos ‘La cabaña entre las cañas esparcidas’ y ‘La impura pasión de una serpiente’; ambas servirían para componer la trama de la película ‘Ugetsu monogatari’. La mujer, erigida aquí como un ser sobrenatural capaz de hacer perder la cabeza a un hombre, manipula y engaña con el único fin de causar la desgracia. Bajo su incomparable belleza se esconde una serpiente que es capaz de crear ilusiones y habita en una mansión en ruinas.

Posiblemente el relato más brillante de la colección sea ‘Cita en el día del crisantemo’, en el que se ejemplifica el valor de la amistad. Cierta noche, un viajero recibe de manera incondicional las atenciones de un hombre, tras lo que surge una promesa de devolver el favor al término de su viaje. Una serie de infortunios terminan con la muerte del hombre que, sin poder devolver dicho favor, se las ingeniará para acudir a la cita desde el más allá.

Por su refinado estilo y su cantidad de referencias, ‘Cuentos de lluvia y luna’ es una lectura poco ligera. Sin embargo, la edición de Trotta merece una mención a su brillantez. No sólo la traducción y las notas están trabajadas hasta el extremo, sino que además incluye un prólogo, una biografía del autor y un extenso comentario de la obra que casi parece una tesis doctoral. Los editores han tratado a su obra con un respeto máximo, casi elevándola a objeto de estudio.

Leer ‘Cuentos de lluvia y luna’ es acercarse a comprender y disfrutar mejor del imaginario fantástico japonés. No sólo fue una obra esencial en su época, es todavía una lectura que atrapa por su originalidad y su gusto narrativo.

Una idea sobre “‘Cuentos de lluvia y luna’, un clásico de espíritus”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: