Barcelona acoge el VI Festival Natsu Matsuri

Por Luis Caldeiro

Desde el año 2012, Barcelona es testigo de un insólito festival organizado por la comunidad japonesa de la ciudad -a través de la Asociación de Cultura Japonesa- junto con el consulado nipón: el Natsu Matsuri. Este evento, inspirado en las celebraciones populares de los barrios y templos japoneses, tiñe de color por unos días la ciudad condal, acercando a los barceloneses la gastronomía y la cultura del País del Sol Naciente. Este año, los protagonistas han sido la música y la danza, a través de un variado elenco de intérpretes llegados expresamente de Japón.

 

El lugar

Un primer acierto, en opinión de un servidor, ha sido el cambio de emplazamiento del Festival. El año pasado se celebró en la plaça del Mar (“plaza del Mar”, en catalán), al final del Paseo Juan de Borbón, junto a la playa del famoso barrio de la Barceloneta. Y aun siendo un lugar de vistas privilegiadas (la panorámica de la playa es sencillamente espectacular), ha de reconocerse que había cierto problema de espacio. El lugar se quedaba pequeño para la cantidad de gente que acudía en masa a presenciar el acto. Este año, en cambio, la organización ha decidido trasladarlo al Moll de la Fusta (“el Muelle de la Madera”), un hermoso paseo situado entre el mar y la Capitanía General. Un lugar no solamente bello, sino que ofrece un amplio espacio para que la gente pueda recorrer los numerosos tenderetes situados a ambos lados del paseo. Y que contaba, al fondo, con un escenario instalado para acoger las actuaciones musicales.

Los chiringuitos

El Festival tuvo lugar los días 26 y 27 de mayo. Y el tiempo acompañó, pues nos obsequió con unas preciosas tardes de primavera. El mar, el sol, la brisa… todo ello conformaba un entorno ideal para el Matsuri. El visitante podía encontrar todo tipo de tenderetes: desde aquel que ofrecía por un módico precio (1€) escribir el propio nombre en caracteres japoneses, hasta aquellos que vendían desde libros y puntos de libro hasta pines y bolsas de tela. Uno podía retar a un experto en shogi (将棋) o ajedrez japonés a jugar una partida o probar a realizar una ranita en papel siguiendo la técnica del origami (折り紙 ) , el arte de la papiroflexia japonesa, que utiliza sólo el plegado, sin ayuda de tijeras o pegamento. También comprarse esos ejemplos de elegancia en el diseño que son las lámparas japonesas o adquirir un vistoso kimono. Y comprar piezas de delicada pintura Sumi-e a cargo del artista Mitsuru Nagata. O quedarse perplejo ante la técnica del kokedama (苔玉), que literalmente significa “bola de musgo” en japonés. Un arte mediante el cual se puede mantener “cualquier tipo de planta sin la necesidad de la maceta tradicional”: “Sobre la raíz de la planta” -rezaba un cartel- “se realiza una bola de tierra bien abonada y ésta se recubre con un gruesa capa de musgo vivo”. El resultado: “la humedad se mantiene por más tiempo, por lo que no necesita ser regada frecuentemente”. Definitivamente, Japón no deja de sorprendernos.

Comer y beber

Sea en España o en Japón, toda celebración requiere buen comer y mejor beber. Y de ello había en abundancia en el Matsuri. Quien esto escribe disfrutó de unos magníficos fideos (yakisoba) acompañados de pollo karaague (rebozado). Y tampoco faltaron postres como el dorayaki (especie de sándwich formado por dos bizcochos hechos de pan kasutera rellenos de chocolate y una especie de judía dulce llamada anko) o los refrescantes kakigori (かき氷), sorbetes de hielo raspado y aderezados con sirope, de múltiples sabores: fresa, limón, etc. Una amplia variedad de bebidas completaba la oferta gastronómica: desde una bebida alcohólica a base de vodka llamada Samurai Chu-Hi hasta distintas marcas de sake, pasando por cervezas nacionales y la ya conocidísima marca de té japonés no azucarado: Umai-Cha.

Parlamentos y actuaciones  

El Cónsul General del Japón en Barcelona, Naohito Watanabe, saludó la celebración del Matsuri con un discurso el sábado 26. Un parlamento en el que glosó la amistad entre su país y España, animando a profundizarla con actos como aquél, donde se da a conocer la cultura y la gastronomía niponas. Y el representante del Ayuntamiento de Barcelona, Lluís Gómez, recogió el guante en nombre del Consistorio de la ciudad, subrayando, una vez más, la importancia del intercambio cultural con un país, Japón, que es uno de los que actualmente suscita más interés entre los barceloneses. Algo que quedó demostrado con la actitud que mantuvo el público en todo momento: participativo, curioso, devoto, entregado de antemano a las actividades que se le ofrecían.

Pero la estrella del Festival fue sin duda la música y la danza. Pudimos deleitarnos con conciertos de música tradicional japonesa con artistas como Chieko Kojima, Akira Katogi, Shunsuke Kimura, Etsuro Ono, Tsuyoshi Maeda, Tetsuro Naito, Tomoko Takeda, TAH y Rikiya Kagawa. Y disfrutar del baile tradicional soran bushi, a cargo de estudiantes de intercambio japonés. Pero quizá la estrella fue el final de fiesta, celebrado al atardecer del día 27, con el baile tradicional bon odori, Barcelona Ondo, Tanko Bushi y Tokio Ondo. Una sesión de música y danza vibrante, alegre, festiva, impulsada por esa maravilla de energía y fuerza que es el tambor japonés. Una alegría muy alejada del hermetismo y el enigma, que es la imagen tópica que los occidentales guardamos sobre el folclore nipón. Finalizado el Matsuri, una atmósfera de relax y armonía flotaba sobre los asistentes. Casi no podemos esperar al año que viene para volver a vivir una experiencia igual. Esperaremos ansiosos.

El resto de fotos del evento a continuación:

 


Luis Caldeiro es periodista y dibujante. Desde hace quince años es redactor de la revista La Veu del Carrer, de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB). También ha colaborado con el diario catalán AVUI, con el Boletín de Empresas de la Cámara de Comercio de Barcelona y con las revistas digitales SumaSalut, de la Mutua L’Aliança y Esadealumni.net (red de antiguos alumnos de ESADE). Actualmente escribe en el digitalElCatalan.es y en el semanario El Triangle.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: