5 actos de “mala educación” que son bien vistos en Japón


Es bien sabido que el país nipón tiene unos valores educativos férreos. Sin embargo, también hay excepciones. Cosas que en otros lugares, no sólo occidentales, son casi unívocamente concebidos como indeseables, en Japón causan completa indiferencia. Son pequeños detalles que también forman parte de una tradición muy longeva. Es posible que no se apliquen en todas las áreas del país, pero sí que están de manera bastante generalizada.

  • 1 – Empujar a la gente para entrar al vagón

img_9302-001

Son famosos los operarios del metro japonés que empujan a la gente para que quepan en el tren. Según varias personas que se han mudado allí desde occidente parece más un exageración, ya que no es lo habitual (aunque existe). Sin embargo, los pasajeros también pueden hacerlo. Para contribuir a que el transporte público no sufra retrasos, hay licencia para agilizar la entrada y salida de viajeros, ¡aunque sea a empujones!

 

  • 2 – Sorber la sopa

ramen-the-rolling-girls-01-01

Lo más habitual es que, mientras se come, se intente hacer el mínimo ruido posible. No se considera agradable, en general, escuchar a alguien masticar, beber o similares. Los japoneses hacen una excepción cuando toman sopa, que suele ser a menudo. Sorber los fideos de la sopa y el caldo haciendo ruido es algo completamente normal; imaginaos el espectáculo en un restaurante especializado en este tipo de comida.

 

  • 3 – Sonarse los mocos

bigstock-Sneezing-woman-isolated-over-w-48107672

En este caso es al revés: en Japón sonarse los mocos en público está mal visto. Se considera algo reservado para la privacidad. Quizá no veamos muchos japoneses moqueando, de todas formas. Suelen llevar mascarilla para no contagiarse y no contagiar a otros.

 

  • 4 – Sujetar la puerta a otra persona

Takamatsu-Castle-Building-Interior-M3488

Ni siquiera conciben que sujetar la puerta para permitir el paso a otra persona sea algo que sea necesario hacer en alguna circunstancia. No contemplan, por tanto, que sea algo de mala educación soltar la puerta “en las narices” de alguien. Quizá no dispongan de ese hábito al haber tenido tradicionalmente puertas correderas.

 

  • 5 – La propina

maxresdefault

En según qué países es “necesario” dejar propina, como es el caso de Inglaterra. En otros, como en España, no es necesario pero es un buen gesto. Sin embargo, en Japón, lo bien visto es no dejar propina. Se percibe como una falta de respeto hacia la persona que nos ha dado el servicio, puesto que el dinero estándar ya incluye su ganancia, y una moneda más sería un exceso, un premio percibido como un trato de superioridad del cliente.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *